Limasa amenaza con una huelga "salvaje" durante las navidades

Actualidad
limasaEl concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Málaga, Raúl Jiménez, ha reconocido este jueves que la negociación del nuevo convenio colectivo de la empresa mixta de limpieza Limasa está «atascada» y, aunque confía en que, finalmente, se pueda llegar a un acuerdo, ha pedido «responsabilidad» a los trabajadores a la hora de convocar una huelga. «Todos cobramos de los malagueños y los grandes afectados serían ellos», ha advertido.

Jiménez ha lamentado el haber dado «pasos en común, con un principio de acuerdo en la parte de la retribución de las jornadas laborales», mencionando el tema de tomar las vacaciones en dos turnos de 15 días cada uno a lo largo del año o de renunciar al descanso de sábado y domingo y que éste se plantee el domingo y un día alternativo de la semana, y, sin embargo, «ahora volvamos al desencuentro».
En referencia sobre todo a la negativa de los trabajadores a renunciar a una paga de productividad –la más pequeña de las 17 y aplicada solo desde 2011, según ha señalado el edil– y a una reducción salarial de 40 euros netos por nómina en el caso de los operarios.
Además, Jiménez ha rechazado que «todo el sacrificio económico tenga que recaer en la contratación de eventuales, como propone el comité de empresa». Por el contrario, ha defendido, en declaraciones a Europa Press, que «sea compartido y recaiga también en los fijos», lo que «permitiría la contratación de eventuales y, por tanto, tener un mejor servicio y que la ciudad estuviera más limpia».
Asimismo, el concejal ha mostrado su preocupación ante el hecho de que en la reunión de este pasado miércoles el comité de empresa anunciara que si, finalmente, hay una huelga de limpieza, «sería casi más salvaje que la de Madrid». Por ello, ha apelado a la responsabilidad de los representantes sindicales y les ha recordado que «sus sueldos están pagados por los malagueños».
Según el responsable municipal de Medio Ambiente, «hacer daño a la ciudad con una huelga salvaje en plena Navidad sería un ejercicio de irresponsabilidad, con independencia de que tienen su derecho a ponerse en huelga».
En comparación con el conflicto de Madrid, que, finalmente, ha acabado sin despidos, aunque con otras medidas como un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), sumado a un convenio que congela los sueldos durante los próximos cuatro años, Jiménez ha indicado que el objetivo «es conseguir lo mismo: que trabajadores y empresa lleguen a un acuerdo».
En el caso de la capital de España, ha incidido en que «la empresa ha podido cumplir los objetivos económicos marcados, cuando el ahorro fijado era mucho mayor que el de Málaga –7,1 millones de euros en lo que queda de año y 2014–, y los trabajadores han satisfecho sus necesidades».
Por tanto, el edil del PP ha opinado que «si en el conflicto de Madrid, en el que ha sido mucho más duro para los trabajadores que lo planteado en Málaga, se ha podido llegar a un acuerdo, en Málaga debemos alcanzar uno mejor».
Al respecto, ha hecho hincapié en que lo planteado en Málaga a partir del 1 de enero de 2014 si no se llega a un acuerdo vía convenio colectivo es un ERE temporal y, por tanto, «los trabajadores seguirían perteneciendo a la empresa, no se despediría a nadie».
«En un ejercicio de responsabilidad los propios trabajadores deberían ser capaces de asumir que ésta es una situación coyuntural; y al igual que en épocas de bonanza se han visto beneficiados de mejoras económicas, ahora hay menos ingresos, por tanto, debe haber menos gastos», ha declarado, añadiendo que «cuando la situación mejore, lo hará para todos».
Jiménez ha precisado que en la negociación del ERTE habría que definir los afectados –entre los 1.250 empleados fijos y también los eventuales de larga duración y los que cumplen contrato de relevo–, además de cómo, ya que «puede determinarse que no trabajen durante un número de meses al año o bien una reducción de la jornada laboral semanal».
En suma, ha confiado en que haya un desbloqueo del convenio colectivo que evite tanto la aplicación del ERTE como una huelga: «no pierdo la esperanza de que los trabajadores de Limasa, en un ejercicio de responsabilidad, vean la situación que hay alrededor y que las medidas que propone la empresa son relativamente asumibles, en comparación con las que habría que aplicar si no se llegara a un acuerdo bilateral».
 
[ad]

Entrada anterior
Vecinos e IU critican "graves deficiencias" en el distrito de Campanillas
Entrada siguiente
El PSOE advierte de los problemas de seguridad en Campanillas y reclama mayor dotación policial

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú