El PSOE pide mejoras técnicas en el saneamiento y subvenciones de al menos el 50% en el abastecimiento de agua para las familias de la barriada de Colmenarejo

Campanillas

psoe colmenarejoMaría Gámez anuncia una moción para la revisión del convenio de prestación del servicio de abastecimiento de agua potable y saneamiento a Colmenarejo.
La portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Málaga, María Gámez, ha anunciado una moción que será presentada a la próxima Comisión de Sostenibilidad Medioambiental para que los vecinos de la barriada de Colmenarejo se beneficien de mejoras técnicas y subvenciones de al menos el 50% en el suministro de agua potable.
Además, el Grupo Socialista solicitará al Ayuntamiento y a EMASA la creación de una mesa de diálogo, con la presencia de los grupos políticos municipales que lo deseen, “como garantía de defender mejor los intereses de las familias”, para la revisión del convenio de prestación del servicio de abastecimiento de agua potable y saneamiento a Colmenarejo, tras una reunión mantenida entre vecinos y varios concejales socialistas.
Así, Gámez ha denunciado que actualmente, el agua servida por EMASA en la barriada de Colmenarejo en el distrito de Campanillas, sólo abastece las instalaciones municipales del centro escolar y la piscina municipal pero deja al margen a los más de mil habitantes que allí tienen su residencia, “condenados a administrarse a través de agua de pozo situado en el río Campanillas y que ha provocado numerosos problemas de salud por la mala calidad y estado de las mismas, lo cual ha quedado de manifiesto en las analíticas que se han realizado”.
“El Ayuntamiento de Málaga tiene una deuda moral y real con Colmenarejo, una barriada que soporta las molestias del vertedero municipal de los Ruíces y la incidencia de la Central de Ciclo Combinado frente a sus viviendas sin compensación alguna”, ha expresado la portavoz socialista, añadiendo que “una vez superada la época de las imposiciones del PP en el Ayuntamiento de Málaga, se debe abrir una etapa de diálogo y de acuerdo, en el que se debe atender el interés de las empresas municipales y su viabilidad pero en el que fundamentalmente debe prevalecer en nuestra ciudad el derecho de las personas a tener una legítima calidad de vida”.
Desde el PSOE han destacado que los vecinos y vecinas de Colmenarejo demandan desde hace la prestación del servicio de abastecimiento de agua potable por parte del Ayuntamiento de Málaga, a través de la empresa EMASA. La situación de crisis económica ha agravado la situación de estas familias, según han denunciado, registrándose en esta zona una altísima incidencia del desempleo por encima de la media de la ciudad. “Esta realidad, junto a las nuevas tarifas que aplica actualmente EMASA, ha provocado que haya un fuerte rechazo en la barriada debido a que muchas de las familias son personas mayores, personas que viven solas que temen resultar muy perjudicados con el cambio a la empresa municipal y plantean abiertamente su miedo a no poder afrontar el pago de los recibos”.
Gámez ha explicado que el convenio de suministro de agua y saneamiento necesita una readaptación para satisfacer nuevas circunstancias como por ejemplo dar cabida a la prestación del servicio de saneamiento a otro grupo de viviendas del barrio, incorporando el núcleo de Lo Caraña, calle Agata, para lo que ya se cuenta con un proyecto redactado por EMASA. A esto se añade que sea la propia empresa la que se encargue del cobro a morosos entre otras cuestiones.
Desde el Grupo Socialista han destacado que la asamblea vecinal celebrada el pasado 23 de octubre “dejó de manifiesto el rechazo a las condiciones actuales, desautorizando el convenio existente, y recogiendo una serie de puntos esenciales que deben ser abordados con el objeto de poder tener el agua de EMASA en el menor tiempo y en unas condiciones razonables para las familias de la barriada”.
Tras años de negociaciones, ha explicado la portavoz, se llegó a una propuesta de acuerdo en la que el Ayuntamiento de Málaga y EMASA se hacían cargo del pago en un 40% del coste total de lo que suponía dotar de agua potable esa zona de la ciudad, acuerdo que quedó pendiente de ratificar. “Sin embargo, en el año 2012 se llegó a firmar un convenio, en unas condiciones inexplicablemente más penosas para los vecinos de la barriada, olvidando EMASA y el Ayuntamiento los compromisos de bonificación que se habían contemplado con anterioridad”, ha concluido.
[ad]

Entrada anterior
Colmenarejo tendrá suministro de agua de Emasa en breve
Entrada siguiente
Campanillas pone rumbo a la Navidad con su encuetro de pastorales

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú