El Jueves Santo termina con lluvia y carreras en Málaga

Málaga

Traslado del Cristo de la Buena Muerte por legionarios

Una  tarde de sol e ilusión que se tornó en fría y nublada. Sólo seis de las sietes hermandades pudieron echarse a la calle para hacer su estación de penitencia. La única que no pudo salir fue la Archicofradía de la Esperanza. El tiempo jugó en su contra, en todos los sentidos. Santa Cruz, Viñeros y Misericordia hicieron su recorrido completo. A las dos últimas les cayó más agua que a las demás. Viñeros y Cena se salvaron sin grandes complicaciones. Ésta última, Mena y Zamarrilla recortaron el recorrido.
El Jueves Santo es una jornada que enciende el interior del cofrade y no cofrade. Se trata de un día en el que la ciudad se despierta de una larga espera para ver a un cuerpo militar lleno de fuerza y muy querido en Málaga. Es la Legión que es capaz de sacar lo mejor y lo peor del pueblo. Los caballeros legionarios no tienen culpa de nada. Simplemente, los habitantes de la capital y los que vienen de fuera, a veces, no saben comportarse. El centro es el Cristo de la Buena Muerte y Ánimas. El vínculo gira en torno a Él.

Entrada anterior
La "Pollinica" sale a las calles de Campanillas por segundo año consecutivo
Entrada siguiente
El Alcalde se muestra "satisfecho" del desarrollo de la Semana Santa, que ha transcurrido "sin incidentes"

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú