Intervienen diez atunes en una furgoneta sin refrigeración en Campanillas

Uno de los atunes incautados

Los policías se percataron del alijo por el fuerte olor a pescado que salía de la furgoneta, aparcada en el polígono La Huertecilla.

El Grupo de Protección de la Naturaleza (GRUPRONA) de la Policía Local de Málaga, en una intervención conjunta llevada a cabo por una patrulla de la Jefatura de la Policía Local de Campanillas, han intervenido una partida de diez piezas de atún rojo con casi mil kilos de peso, almacenadas en un vehículo sin refrigeración.

La mercancía se encontraba en una furgoneta Fiat Ducato, aparcada en el polígono La Huertecilla, que despertó las sospechas de los agentes al despedir un fuerte olor a pescado.

Tras una vigilancia pasiva por parte de la patrulla de Campanillas y una vez apareció el propietario y conductor de la misma y ya en actuación conjunta, solicitaron a esta persona, natural de Campanillas, aunque con domicilio en la costa oriental malagueña, que procediera a abrir la furgoneta, pudiendo comprobar que contenía 10 piezas de atunes rojos de gran tamaño, cubiertos con plásticos, sin ningún tipo de refrigeración cuyo peso se acercaba a los 1000 kilos.

Según manifestaciones del propietario de la furgoneta, quien asumió a su vez la propiedad de los atunes, la mercancía procedía de la costa de Cádiz, más concretamente de la zona de Tarifa. El destino de este pescado era el mercado alimentario, estimándose un precio de venta 10 euros el kilogramo y habiendo sido el precio de compra de 4 euros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: